Dinámicas Kaura · 01 Concepto de Negocio como punto de partida


Dinamica Kaura · El concepto como base del negocio


Que tu negocio ofrezca momentos memorables y que el cliente se sienta sorprendido y cautivado en una visita es posible. Pero para eso, lo primero que hay que hacer es: Analizar.


Hemos creado una dinámica sencilla y estructurada en 5 ejercicios para que desde casa podáis analizar vosotros mismos la experiencia de vuestros negocios, identificar cómo mejorarla.


Los 5 ejercicios van a tratar de concepto de negocio y el viaje del consumidor. Se enumeran de esta forma:

01. Concepto como punto de partida. Producto, Tiempo y Personas.⁠ 02. ¿Qué es el viaje del consumidor? ¿Dónde empieza y donde acaba?⁠ 03. Visualizando el local desde el exterior. 04. Elementos claves del interior del cascarón. 05. ¿Comunicación e Identidad⁠? // En colaboración con Bungaloo Agency.


El concepto es la base de todo negocio. En la mayoría de los casos es algo que sólo se piensa al inicio de la vida del negocio y rara vez se vuelve a repensar o reflexionar sobre él. Empezando por la base, los libros nos hablan sobre la misión, visión y valores:


La misión habla de la actividad que vamos a realizar – por ejemplo “traer el concepto de sándwiches londinenses a Madrid”.


La visión habla del sueño, de lo que queremos ser a futuro – por ejemplo “convertir mi negocio en una franquicia nacional” o puede ser algo más pequeño también “consolidar mi negocio largo plazo para mi entorno local”


Los valores son las bases que van definir como desarrollar esa misión y visión – por ejemplo “compromiso con el medio ambiente y transparencia de la cadena de producto”.


Este ejercicio es útil, y os animo a que lo hagáis y reflexionéis sobre ello pero con un twist - enfócate en pensar de manera muy precisa en estos tres elementos que consideramos clave:


Producto

Hablemos del producto en profundidad. Piensa bien y a fondo qué producto ofreces a tus clientes. ¿Es un servicio o es algo material? ¿Son las dos? La respuesta en muchos casos debe ser las dos.


Piensa siempre más allá del mero producto – es decir tengo una tienda de ropa, ¿vendo solo ropa? ¡No! Puedes vender asesoramiento - ¿Cómo vestirse para una fiesta? ¿Cómo organizarse el armario para los días de trabajo? Puedes vender también alianzas con otros negocios que te complementen y te añadan valor.


Alíate por ejemplo con una cafetería cercana – que te pueda ayudar a ofrecer café y croissants a tus clientes. Encuentra sinergias con negocios de tu entorno, anímate a ser tu el que proponga ideas.


Hoy en día hay mucha competencia en todos los sectores y además competimos de una forma más complicada que hace 20 años porque el consumidor puede por en internet, la web o las redes como te valoran antes de tomar la decisión de visitarte. Por eso hay que esforzarse en sorprender a los clientes y para eso siempre debemos dar más de lo que esperan de nosotros.


Tiempo

Independientemente de que tu negocio sea una tienda de ropa, un restaurante, una cafetería o una clínica de estética, ¿te has parado a pensar en cuanto tiempo pasan tus consumidores en tu local comercial?


Es decir – no es lo mismo que un cliente entre y salga a que tenga que esperar 15 min en una sala de espera. O un servicio take-away de un servicio de comida en sala que durará una media de 45min.


Por encima de eso, está la durabilidad y la flexibilidad en el tiempo. ¿adaptas tu negocio a las estaciones y el paso de los meses? ¿o es un entorno estático?


Te animo también a pensar en la frecuencia en la que tu consumidor viene a tu local. Esto te puede ayudar a idear cosas nuevas – puedes pensar en un rincón especial para los frecuentes, ofertas especiales, pasarles la cola… ¿tienes alguna forma de reconocer si un cliente vuelve? ¿Cómo podrías hacerlo?


Personas

Y por último, que no menos importante, es entender a fondo cuál es la motivación y necesidad de las personas por entrar y consumir o comprar en nuestros negocios. Los momentos que ese cliente busca cuando sale de casa. Os describo las más importantes:


  • Funcional: un cliente que viene sólo para desempeñar una función básica. Va a querer un servicio rápido y eficiente. Comer, comprar una camiseta o un paquete de galletas.

  • Escape: cuando quieres evadirte, esos días que has tenido mil cosas en la cabeza y lo único que quieres hacer es no pensar en nada. Salir de comprar sin comprar nada, darte un masaje o tomarte una copa de vino bien servida.

  • Social: la búsqueda por compartir con otras personas, por estar acompañado. Una mesa de dos o de 8 – salir de compras con una amiga.

  • Conocimiento: aprender algo nuevo. crecer.

  • Entretenimiento: pasar el rato, el ocio.


En la mayoría de los casos, cuando salimos intentamos satisfacer de 1 a 3 necesidades a la vez.


Estar atento a lo que necesita el cliente cada vez que entra por la puerta – esto requiere observación. Todos somos humanos y suele ser fácil leer las emociones básicas de las personas. No significa avasallar al cliente cuando entre por la puerta, pero observar e intentar identificar que motivación tiene.


Si hoy no compra – no le trates mal por ello. Si le tratas bien, probablemente volverá otro día. Se llevará un buen recuerdo – habrá pasado un buen momento.


Piensa en que busca tu cliente, ¿se lo estás dando? ¿Se lo puedes dar de otra forma?


Para aprender más sobre cómo la Arquitectura Experiencial puede ayudarte a potenciar una relación marca-cliente más humana sigue a Kaura Studio en Linkedin.