KauraLabs · 03 · Iluminación

Actualizado: 31 de may de 2019

Una herramienta clave para la mejora de la experiencia del usuario, exposición de producto o la productividad en locales comerciales, oficinas o viviendas.

Invitamos a Maria Sierra de Light Squad Studio, arquitecta y lighting expert, para entender los conceptos básicos de un buen proyecto de iluminación.

Empezamos por lo básico ¿Qué es un lighting expert?

No son fabricantes ni distribuidores, sino arquitectos o diseñadores de interiores. Están especializados y formados en iluminación y se ocupan de todo el desarrollo de un proyecto desde el concepto (creatividad, originalidad, tendencias), el proyecto ejecutivo (cálculo de ángulos, detalles de integración, cableado...) hasta la gestión y control del material especificado con un seguimiento presencial de la ejecución en obra para garantizar el resultado.

¿Para que sirve un proyecto de iluminación? 3 Aplicaciones en el proceso de compra de cliente:

Captación. El objetivo es atraer la atención de los usuarios y conseguir que entren en el local comercial por tanto es imprescindible que el acceso / escaparate reflejen el espíritu del espacio.

Para ello hay que tener en cuenta la cantidad, la calidad, el tipo y el color de la luz que utilizamos en estas zonas de acceso.

"Un ejemplo en restauración: una cafetería, take away o restaurante de gama media/baja o tendrá una iluminación más general y fría mientras que un restaurante de gama media/alta tendrá una iluminación más de acento y cálida."

Experiencia. Buscamos garantizar la venta del servicio / producto a través de una experiencia confortable (espacio, ambiente, servicio, producto). La experiencia será fundamental para que el cliente vuelva / para convencerle de las virtudes del producto.

Mezclamos la iluminación general (que nos sirve para entender el espacio) con la puntual (para atraer la visión sobre productos o zonas de interés) e iluminación decorativa. En este caso es muy importante tener en cuenta la calidad de la luz y los contrastes.

"Es importante no mezclar muchos tipos de temperatura de color para evitar el desorden visual."

Fidelización. Es imprescindible establecer un vínculo de fidelidad con el cliente, para conseguirlo el cliente se debe sentir a gusto durante la experiencia.

La corriente de asociaciones que se producen durante el consumo, ya sean imágenes, sensaciones o emociones son también importantes. Una buena iluminación contribuirá enormemente a fortalecer ese vínculo entre espacio y cliente.

¿Cómo conseguirlo? Te explicamos 7 conceptos a tener en cuenta en cualquier proyecto:

1. El confort visual:

Aunque el grado de satisfacción visual percibido por el usuario es un valor subjetivo, es necesario estudiar las necesidades concretas del usuario y del proyecto para determinar la mejor forma de lograrlo. Para ello se tienen en cuenta el nivel de iluminación, la uniformidad, el control del deslumbramiento o la temperatura de color.



2. Óptica de la luminaria

El sistema óptico de la luminaria es el responsable del control y la distribución de la luz. Hacemos uso de las diferentes ópticas que ofrece el mercado para iluminar los objetos de diferentes formas, además de lograr diferentes ambientes.



3. Temperatura del color

La forma en que el usuario percibe un ambiente depende en gran parte de la tonalidad de la luz. Las temperaturas de color más bajas (2000K) reproducen más los rojos, por lo que son más cálidas, y cuánto más ascienden hacia el extremo azul la temperatura de color se va enfriando (6000K).




4. Índice de reproducción cromática (CRI)

Es la capacidad que tiene una fuente luminosa para reproducir fielmente los colores de los objetos en comparación con la luz natural del sol.



5. Índice de deslumbramiento

Es el fenómeno de la visión que produce molestia o disminución en la capacidad para distinguir objetos.




6. Flickering


Alteración constante en la intensidad del flujo luminoso emitido por una luminaria. Es un parpadeo perceptible bien a nivel visual o en forma de interferencia con la frecuencia de repetición de imagen de las pantallas.



7. Protocolo de control


Una solución de control basada en redes de comunicación entre varios componentes, diseñado para regular un sistema de iluminación programado, supervisado y gestionado desde uno o más dispositivos informáticos centrales. Los sistemas de control en la iluminación funcionan para distribuir la cantidad adecuada de luz artificial en el espacio y momento necesario.


Los sistemas de control son una herramienta de diseño que reducen el consumo energético, permite a los usuarios personalizar sus espacios y crear ambientes confortables y posibilitan la programación de escenas de luz.